Inicio > Historias > Superwoman

Superwoman

Publicado por caboclo

 

Es una mujer tan ocupada que no puede perder el tiempo con la logística cotidiana. Por eso, al filo del mediodía, se acerca un momento al supermercado, observa si hay algún carrito abandonado que contenga lo indispensable y se lo apropia. A diferencia de otros días, hoy se estremecen sus entrañas al descubrir uno con productos de limpieza, legumbres, cortes de carne, verdura, fruta y un precioso bebé dormido. Agazapada entre los expositores de verduras, espera el instante preciso, se lanza por el carro y pasa por caja. Se le hace tarde: todavía ha de terminar las tareas domésticas y estar de vuelta en la oficina antes de las cinco.


(Este texto fue presentado al taller de la Marina de Ficticia en el mes de febrero de 2011)


Categoría: Mediaturas | 8 Comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://capiroba.blogalia.com//trackbacks/69152

Comentarios

1
De: Elisa Fecha: 2011-03-09 19:00

Si no es indiscreción, ¿qué pasó finalmente con el taller, que el Sapo no subió este micro? A mi amiga Maribárbola y a mí nos extrañó no verlo en las selecciones del 7. Y no es sólo curiosidad, sino también interés por saber cual es tu opinión acerca de las podas marineras. Hay veces que las veo claras, pero otras (esto lo he hablado con Mónica Ortelli) me da la impresión de que se da entre algunos talleristas una visión un poco rígida de lo que debe ser una "minificción". Hay a quien le he oído decir que el mejor micro es el que más dice con menos palabras, pero si vamos, por ejemplo, a La nave de los locos, vemos que hay grandes autores que escriben microrrelatos con multitud de detalles "superfluos" y con un lenguaje que llega a ser incluso barroco (en el sentido más amplio del término, claro). A veces me planteo si no habrá con respecto al género una visión diferente a uno y otro lado del Atlántico.



2
De: Caboclo Fecha: 2011-03-09 20:20

Bueno, después de unas primeras sugerencias que me parecieron muy atinadas reformé el texto. Recibí nuevas sugerencias. Algunas me gustaron y otras no. Redacté de nuevo. Volví a recibir sugerencias y me cansé. Probablemente no tengo el rigor suficiente para transitar una y otra vez sobre lo mismo. El caso es que no volví a enviar nada a Sapo. Igual no he estado muy educado y me arrepiento. Lo que sí me ha quedado claro es que esto del "tallereo" no me va.
Respecto a la cuestión de la brevedad... Uff Me gustan los micros y también las palabras y los detalles, incluso cuando son superfluos. Supongo que el secreto está en el equilibrio, no en la extensión. Creo que a veces decir algo con el menor número de palabras es, simplemente, decir muy poco. En fin, es la eterna discusión del género.



3
De: Ana Fecha: 2011-03-09 21:27

Me gusta mucho, es el carrito de la compra perfecto ¿estaría ahí para ella? y lo bueno (adentrándonos en la crueldad) es que si no le gusta, podrá devolverlo al supermercado, dejarlo en otro carrito tierno.
Un abrazo



4
De: Elisa Fecha: 2011-03-09 23:02

A mí me gusta el tallereo precisamente porque por mí misma no soy capaz de darles a los textos tantas vueltas para pulirlos. Yo he aprendido mucho con algunos talleristas, el Sapo es quizás de los más intervencionistas, al par que exigente, no es nada fácil que te seleccione. A lo mejor te interesa probar de nuevo con otro, lo que me gusta allí es que la gente es dura (a veces hasta faltona). En los comentarios de los blogs somos demasiado benevolentes, o educados (por otra parte es normal, es un espacio público y la crítica es preferible ejercerla en privado).



5
De: Elisa Fecha: 2011-03-09 23:05

Ah, y que me gusta eso de "decir algo con el menor número de palabras es decir muy poco", estoy bastante de acuerdo contigo. Incluso con este micro, creo que lo despojaste un poco demasiado, mi versión preferida estaría a medio camino entre la primera que leí y esta



6
De: Caboclo Fecha: 2011-03-10 16:58

Tienes razón, Ana. Adquirir niños por este procedimiento te ofrece la libertad de deshacerte de los mismos si resultan llorones o enferman. No había caído en esa virtud.

Elisa, reconozco que la Marina ofrece ese punto de "dureza" que en la "vida-blog" no se encuentra y que es necesaria para mejorar. El problema que le veo al sistema de "taller" es que al final el texto se acerca más a lo que hubiese escrito el tallerista más que a la intención del autor. Debo reconocer que no tengo la experiencia suficiente con el sistema como para opinar, pero el primer contacto no me ha resultado muy satisfactorio. Aunque debe quedarte claro que las sugerencias que recibí me parecieron atinadísimas, pero empecé a sentir que había perdido mi relato. La idea era la misma, pero no eran mis palabras.
Por otra parte, tienes razón en que un ojo externo que ejerza una "crítica desnuda" es absolutamente indispensable para avanzar.



7
De: Elisa Fecha: 2011-03-12 13:54

Caboclo, muy instructiva me ha resultado esta charla contigo. Me ha hecho reflexionar sobre mis dos funciones en la Marina (como sujeto agente y como sujeto paciente). Gracias.



8
De: Jesús Fecha: 2011-03-15 09:37

Claro, no tenía tiempo ni de tener bebés. En el súper ella los podía conseguir como los cortes de carne o las verduras. Mató dos pájaros de un tiro. A mí me encanta, Caboclo.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.198.221.13 (c9df659f3f)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

 
 
Web Statistics