Inicio > Historias > Empirismo

Empirismo

Publicado por caboclo

 

Sereno y tranquilo voy a llamar a la puerta de bronce del sepulcro.
J. W. Goethe, Las desventuras del joven Werther.


El microcuentista disfruta con su arte porque puede manejar el tiempo a su antojo. Hoy mismo ha comprobado cómo el intervalo que dista entre un disparo en la sien y la muerte efectiva del personaje es muy superior al real. En ese estrecho lapso caben, al menos, dos reflexiones, un haz de luz que inunda la escena, el retumbar del disparo rebotando entre las paredes y la sensación de lenta lasitud que embarga el cuerpo herido y embriaga al lector. En cambio, en una situación real nada de eso es posible. La muerte es rotunda y prácticamente instantánea, incuestionable, antiliteraria. Hoy lo ha comprobado sin que quede la más mínima sombra de duda; acaso un leve olor a pólvora.


Categoría: Mediaturas | 4 Comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://capiroba.blogalia.com//trackbacks/69221

Comentarios

1
De: Elisa Fecha: 2011-03-18 19:42

Buena combinación, la reflexión metaliteraria, interesantísima, y el giro final. Lo de la prosa no lo repito por no abrumarte ;).



2
De: Luisa Hurtado González Fecha: 2011-03-19 12:33

No sólo pasa con los microrrelatistas, creo que cualquier artista hace eso: alterar el tiempo y el espacio, añadir reflexiones metefísicas en tiempos mínimos,... Pura ciencia ficción.



3
De: Pablo Fecha: 2011-03-21 00:49

Coincido con Elisa en que está muy lograda el giro final. Y me encanta la frase final: "acaso un leve olor a pólvora".



4
De: Caboclo Fecha: 2011-03-21 11:57

Gracias, Elisa, Luisa, Pablo. Esta serie del microcuentista me gusta bastante, porque gracias a ella pienso un poco en esto de la escritura y en cómo se relacionan realidad y ficción.
Pablo, me alegro de que te hayas fijado en esa última frase. De hecho fue la primera que escribí.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.198.221.13 (c9df659f3f)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

 
 
Web Statistics