Inicio > Historias > Ramón

Ramón

Publicado por caboclo

 

De tantas veces como habíamos jugado con Ramón a las escondidillas, teníamos ya una rutina muy bien desarrollada. En cada ocasión, alguien tenía que sacrificarse, ir a su casa y convencerlo de que viniese con nosotros. Era muy importante que su madre abriera la puerta, porque así la pobre le insistiría en salir a la calle, que tomar algo de aire y de sol le venía muy bien. Con ese procedimiento casi siempre conseguíamos que el niño abandonase su cueva y en el primer rellano de la escalera se dejase cubrir la cabeza con un saco. Sabía que si se negaba tendría que volver a casa y enfrentarse con la mirada de tristeza de su madre. Una vez tapada la cara, se le conducía hasta el descampado de detrás de la iglesia, bien agarrado por el brazo para que no tropezase, porque en alguna ocasión le sucedió eso y el saco se le salió y nos arruinó el juego. Al llegar allí, lo sentábamos en una piedra grande que parecía un trono, lo rodeábamos dando gritos de emoción, temblando por anticipado con el susto que a buen seguro íbamos a recibir. Cuando conseguíamos calmarnos, contábamos hasta tres y chillábamos al unísono las sílabas mágicas: '¡Cu-cú! ¡Cu-cú!'. En ese instante, Ramón gritaba '¡Tas!', al tiempo que, con movimiento brusco, descubría su rostro y nos miraba con ojos encendidos de ira. Aunque parezca imposible después de tantas veces repetido el juego, nadie podía evitar el grito, algunos a causa del terror imaginado que proyectaba su mirada, otros de puro asco al contemplar cómo se había corrompido la carne de sus mejillas o cómo había desaparecido parte de la nariz desde la última vez. Ramón era único jugando a las escondidillas. Lamentablemente, murió muy joven.


Categoría: Criaturitas, Mediaturas | 3 Comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://capiroba.blogalia.com//trackbacks/69437

Comentarios

1
De: Juvenal Fecha: 2011-04-13 21:39

La deconstrucción del personaje, vista desde otra perspectiva, ¿no?



2
De: Caboclo Fecha: 2011-04-14 19:10

Deconstrucción extrema, sí, con un toque de lepra o así.
Bienvenido a estos lares.



3
De: Pablo Gonz Fecha: 2011-04-14 20:36

¡Menudo relatito, Caboclo! Del tipo quítate a un lado. Terror, enfermedad, niños. ¡Todo espeluznante y muy bien hecho!
Abrazos admirados,
PABLO GONZ



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.162.218.214 (a693d52fc0)
Comentario

 
 
Web Statistics